A más crisis, más Rock'n'roll ¡Hey ho, let's go!

A más crisis, más Rock'n'roll ¡Hey ho, let's go!
Es posible que en algún momento parezcamos abatidos pero, mientras la música suene, siempre tendremos la fuerza necesaria para levantarnos una y otra vez.

¡¡Bienvenidos!! Sentid la brisa marina y escuchad el ritmo de las olas del confín del mundo.

¡¡Bienvenidos!! Sentid la brisa marina y escuchad el ritmo de las olas del confín del mundo.

martes, 6 de noviembre de 2012

Noticias// Inauguración exposición "COMPAÑEROS DE OFICIO": Mañana, miércoles 7 de noviembre, 20.00h. - Fundación Barrié, A Coruña





            EXPOSICIÓN
Fundación Barrié. Sede A Coruña
Del 7 de noviembre de 2012 al 7 de abril de 2013
La Fundación Barrié inaugura mañana 7 de noviembre en A Coruña la exposición Compañeros de oficio, una reflexión sobre el papel de la arquitectura vernácula como pilar fundamental de la obra de grandes maestros de la arquitectura contemporánea


A Coruña, 6 de noviembre de 2012.-  La Fundación Barrié inaugura mañana 7 de noviembre en su sede de A Coruña la exposición Compañeros de oficio, una producción propia de la Fundación que podrá visitarse hasta el 7 de abril de 2013. Posteriormente, la exposición viajará a la sede de Vigo, donde se mostrará en el verano de 2013.

El próposito de Compañeros de oficio, comisariada por el catedrático de Representación y Teoría Arquitectónica de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidade da Coruña Pedro de Llano, es impulsar una reflexión poco habitual sobre el papel de la arquitectura vernácula como pilar fundamental de la obra de un imprescindible grupo de arquitectos contemporáneos que dieron continuidad al vínculo entre los “artesanos” de ayer y los “creadores” de hoy, tal y como expresó Charles-Édouard Jeanneret, Le Corbusier, con las palabras que dan título a esta exposición. Además, la muestra pretende que el visitante se cuestione cómo hacer una nueva arquitectura que mejore y se ajuste a la sociedad que viene, y cuál debe ser la relación entre el edificio, sus destinatarios y las necesidades del medio.

Hace más de un siglo que algunos arquitectos se plantearon la necesidad de definir una arquitectura limpia y sincera que sirviese para relacionar íntegramente al hombre con su entorno. Entonces la tradición era propiedad intelectual de corrientes culturales como el historicismo y el regionalismo, y el medio empezaba a sufrir cambios desconocidos, conflictivos, que se profundizaron durante el desarrollo social y económico del siglo XX. Entre el estancamiento mental en torno a las cualidades del pasado y la urgencia por los problemas presentes, aquellos arquitectos supieron dar con la herramienta del momento: un modelo de arquitectura innovador, de vocación provocadora y fundamento histórico.

Pero además, su capacidad de abrirse al pasado les permitió aprender muchas cosas de las racionales, austeras y coherentes leyes de la anónima arquitectura tradicional, aquella “arquitectura sin arquitectos” que, apoyada en el rigor de la geometría constructiva, obedecía a las reglas simples de los materiales que se encontraban en su entorno inmediato y seguía la infalible experiencia que se había transmitido durante siglos, conformando construcciones que son paradigma de la excelencia arquitectónica para la arquitectura del presente. 

Le Corbusier explica el interés de la observación de las construcciones tradicionales para la nueva arquitectura propuesta por los grandes maestros de la vanguardia moderna.
No se trata de resucitar viejos folclores sin ningún valor en la actualidad ni viejos oficios superados por la técnica moderna, sino de despertar nuestra mente, de hacer brillar la ley de la armonía, de definir la regla de la unidad, de avivar el ingenio ensanchando la imaginación y descubriendo el futuro en un pasado maravilloso”. La idea no era imitar formalmente aquella seductora arquitectura que tanto admiraban, era observarla, analizar las inteligentes y elementales soluciones que daban a los problemas impuestos por el medio: el clima, la técnica y los materiales disponibles, la economía, la organización social. Había que detenerse para analizar todo aquello, conocerlo bien para descubrir enseñanzas básicas en las que sustentar, también, unas propuestas de futuro renovadoras y originales; abstraer el saber de las casas anónimas, investigarlo hasta reducirlo a su carácter esencial.
Casa Fisher, Louis Kahn ©Fundación Barrié©
Como ellos y sus discípulos directos (Alvar Aalto, Louis Kahn, Alvaro Siza, Tadao Ando, Balkrishna Doshi...), en el momento en que nuestra sociedad se adentra en un período nuevo, sugerente, volvemos a preguntarnos por qué si hace ya muchos siglos supimos relacionarnos con sentido con el medio y el clima, de forma adecuada a nuestras necesidades vitales, si supimos usar magistralmente la madera, el barro o la piedra que teníamos ahí, delante de nosotros… ahora parece que no fuésemos capaces de volver a definir una arquitectura lógica, sostenible, de espacios atractivos y compuesta por los materiales industriales que nos ofrece la nueva revolución tecnológica.
Small House, Kazuyo Sejima ©Fundación Barrié©
Con el comienzo de un nuevo período histórico, es necesario definir de nuevo nuestros espacios vitales de manera que ayudemos con otra arquitectura tan racional como la de nuestros viejos compañeros de oficio, tan versátil y eficaz como la técnica actual, a equilibrar el desarrollo de nuestra sociedad con las condiciones y las posibilidades del territorio que habitamos. Es lo que hacen, después de todo, los más lúcidos arquitectos de nuestro tiempo: Peter Zumthor, Glenn Murcutt, Kazuyo Sejima…, demostrando que frente a la frivolidad característica del eclecticismo en que se mueve buena parte de nuestra cultura, todavía podemos dar respuesta al lugar y en el lugar, (adaptarnos a nuestros lugares, a nuestros sitios, y ellos a nosotros) con una arquitectura crítica, juiciosa, capaz de hacernos progresar desde los más heterogéneos planteamientos.

Una arquitectura, elaborada desde la sensibilidad poética de cada autor, que funcionará sobre todo si es rigurosa, si cumple con la condición más sencilla y exigente: dar respuesta a las necesidades del lugar y su gente, a la particularidad del medio. Una arquitectura que nos envuelva y nos integre en los nuevos paisajes conformados desde la racionalidad, la sostenibilidad, la eficiencia y el sentido del lugar.
COMPAÑEROS DE OFICIO, interior del catálogo
Programa educativo y catálogo
La exposición se acompaña de un programa educativo, paralelo a la exposición y gratuito, que incluirá campamentos de Navidad, talleres para familias, visitas guiadas y talleres para escolares. Asimismo, la Fundación Barrié ha editado una cuidada publicación trilingüe (español, gallego, inglés) en la que se recogen, además de los contenidos presentes en la exposición, documentación y textos adicionales que complementan y enriquecen dichos contenidos.

Distribución de la exposición
Compañeros de oficio, compuesta por 37 maquetas, textos, planos, proyecciones, animaciones en 3D y fotografías, ocupa el hall y los dos sótanos de la sede de la Fundación, donde se distribuye en tres bloques temáticos:
·         Bloque 1. Transformando el paisaje
·         Bloque 2. El influjo de la arquitectura sin arquitectos
·         Bloque 3. Sugerencias para un nuevo tiempo

La Fundación Barrié y la Arquitectura
La histórica vinculación de la Fundación, creada en 1966, con la Arquitectura se ha plasmado en estos años en un apoyo sostenido en el tiempo y concretado en sólidas acciones como respuesta a la inquietud personal de Pedro Barrié de la Maza. Entre ellas, un programa expositivo en el que la Arquitectura tiene un papel destacado. Los ejemplos más recientes son las exposiciones, ambas en A Coruña, sobre la obra de los arquitectos David Chipperfield (2010) y Gonçalo Byrne (2010/2011). Anteriormente, la Fundación ha programado  exposiciones como Le Corbusier. Viaje al mundo de un creador a través de veinticinco arquitecturas o las dedicadas a Frank Lloyd Wright, Mies van der Rohe, Verner Panton y a George Nelson.

El conocimiento y difusión de la arquitectura han ocupado siempre un lugar destacado entre los objetivos de la Fundación. Así, en 1967, la Fundación comienza las negociaciones para la creación de las Escuelas de Arquitectura en Galicia. La construcción y equipamiento de la Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica Pedro Barrié de la Maza (inaugurada en 1975) y de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura Pedro Barrié de la Maza (inaugurada en 1980) absorberán durante más de una década buena parte de los recursos destinados por la Fundación a programas educativos, y constituyeron el germen de la universidad coruñesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada