A más crisis, más Rock'n'roll ¡Hey ho, let's go!

A más crisis, más Rock'n'roll ¡Hey ho, let's go!
Es posible que en algún momento parezcamos abatidos pero, mientras la música suene, siempre tendremos la fuerza necesaria para levantarnos una y otra vez.

¡¡Bienvenidos!! Sentid la brisa marina y escuchad el ritmo de las olas del confín del mundo.

¡¡Bienvenidos!! Sentid la brisa marina y escuchad el ritmo de las olas del confín del mundo.

jueves, 30 de mayo de 2013

Música/Nos gusta/Concierto // Hey ho, Let's go!, apoteosis. Elliott Murphy: Teatro Rosalía Castro, Coruña, 29-05-2013.


Little Big Man (Elliott Murphy / Olivier Durand) [de el último disco de Elliott Murphy 'It Takes a Worried Man; Last Call, 2013]
Hola, ¡ye! canoso - Gabba Gabba hey
He visto al último Ramone - Justo el otro día
Sí - se le veía saludable - tenía un bronceado a lo Hollywood
Llevaba puesta esa chaqueta de cuero - De una manera que ningún otro hombre puede


Hey ho, Let's go!, apoteosis
Al concierto de añoche en el Teatro Rosalía Castro de Coruña, ofrecido por uno de los poetas malditos del Rock'n'roll o la última estrella del rock o... lo que se quiera, caben muchas definiciones para nombrar a Elliott Murphy, sólo le faltó el grito de guerra proferido por los Ramones en sus memorables conciertos (visto, no visto) de quince minutos en el CBGB's neoyorkino. 

El de Long Island, expatriado en París desde hace más de veinte años, comenzó su tormenta de Rock'n'roll con el segundo tema de su nuevo trabajo, 'It Takes a Worried Man; Last Call, 2013', Angeline, para seguir desgranando otros como Little Big More o Little Big Man, en el que hace referencia al cuarteto más rápido del Pop rock, y algún clásico suyo Drive All Night o The Last Of The Rock Stars, esta como parte de un popurrí híbrido. El show de aproximadamente dos horas estuvo dividido en dos partes bien diferenciadas, una primera en la que la guitarra del fabuloso Olivier Durand rayó en lo Heavy por momentos, y en la que pudimos ver el lado de showman de Elliott, que incluso se permitió hacer un chiste diciendo que saldría Patti Scialfa a cantar con él I am Empty, pero claro ¡no apareció!, y otra, comenzada tras un muy breve descanso, que echa a andar con una bonita versión de Worried Man Blues, tema que abre el último álbum, que en directo hizo en clave de Gospel, y que anticipa unos minutos más relajados hasta que los 'piques', continuos por otro lado, entre las guitarras de Elliott y Olivier vuelven a subir el tono, Twist and Shout (secuela del Shout incluido en el popurrí híbrido, y también de los Isley Brothers) y, por último, larga reinterpretación del Heroes de Bowie como colofón. 

Tras su bajada al foso de las fieras y su paseo triunfal, en plan juglar en la plaza del pueblo, entre el respetable, por el pasillo central del patio de butacas, el público, divertido y satisfecho, aplaudió lo indecible agradeciendo la intensidad, el sentimiento y la entrega demostrada por uno de los sumos sacerdotes del Rock'n'roll, y su gran banda The Normandy All Stars (Olivier, Alan y Laurent). A lo largo del concierto quedó demostrado que a Murphy le gusta dirigir el espectáculo como si de una liturgia se tratase, y también que los rockeros de verdad, los de corazón, no los de talonario, --con alguna honrosa excepción--, no envejecen, se hacen añejos y adquieren una solera, con la que contagian a las nuevas generaciones, --por ejemplo a Olivier--, que todo el mundo sin excepción puede paladear y degustar. ¡Gabba, Gabba hey!


Lo que se puede escuchar y ver en el reproductor, y en los enlaces, se aproxima un poco, sólo un poco, al gran concierto de Coruña. Noche inspirada:
************  **  ************


************  **  ************

Para Malena, Lidia, Carmen, Amparito, Jesús, Valentín, Rubén, Alfonso, Ricardo, Javier, Dani, Pepe T., Fer, Luis, Mariano, Cheché.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada