A más crisis, más Rock'n'roll ¡Hey ho, let's go!

A más crisis, más Rock'n'roll ¡Hey ho, let's go!
Es posible que en algún momento parezcamos abatidos pero, mientras la música suene, siempre tendremos la fuerza necesaria para levantarnos una y otra vez.

¡¡Bienvenidos!! Sentid la brisa marina y escuchad el ritmo de las olas del confín del mundo.

¡¡Bienvenidos!! Sentid la brisa marina y escuchad el ritmo de las olas del confín del mundo.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Noticias// Inauguración exposición "JESSICA STOCKHOLDER", mañana, viernes 14 de diciembre de 2013




EXPOSICIÓN Fundación Barrié. Sede Vigo
14 de diciembre 2012– 31 de marzo 2013
La Fundación Barrié inaugurará en su sede de Vigo, el 14 de diciembre, una exposición individual de la artista norteamericana Jessica Stockholder
  




Vigo, 13 de diciembre de 2012.- La Fundación Barrié inaugurará el próximo 14 de diciembre, en su sede de Vigo, la exposición Jessica Stockholder, la primera retrospectiva en España en torno a la obra de la artista norteamericana.

Paradigma indiscutible de lo que se ha denominado como pintura expandida, Jessica Stockholder (Seattle, EE.UU., 1959) es una de las artistas más influyentes y valoradas de su generación en el ámbito internacional. Profesora en el Departamento de Artes Visuales de la Universidad de Chicago, ha sido también jefa del Departamento de Escultura de la Universidad de Yale y su trabajo forma parte de algunas de las mejores colecciones de arte contemporáneo de todo el mundo como la del Stedelijk Museum en Ámsterdam (Holanda), el British Museum de Londres, el Whitney Museum of American Art de Nueva York, el Museum of Fine Arts de Boston, el Art Institute de Chicago, la Saatchi & Saatchi Collection o la propia Colección de Pintura Contemporánea Internacional de la Fundación Barrié.

En esta exposición individual, que la Fundación Barrié organiza en colaboración con las galerías que representan a la artista, Galería Mitchell-Innes (Nueva York) y Max Estrella (Madrid), Jessica Stockholder presenta varios trabajos recientes pensando en el espacio de la Fundación Barrié. Como es habitual, Stockholder ocupa el espacio permitiendo añadir a la experiencia de la contemplación pictórica, el elemento temporal que proporciona la posibilidad de transitar la obra. Su pintura se construye en base a objetos cotidianos, espacio y color, proponiendo la pintura como realidad, como ejemplo de expansión hacia lo escultórico y arquitectónico, aún cuando nos permite seguir hablando de pintura en términos de composición, espacio, color, ritmo, etc; todo nos remite a la tradición de la pintura salvo la superación definitiva del concepto de marco.
Como es habitual en su programación expositiva, la Fundación organizará un programa didáctico paralelo, y gratuito para el público, que incluirá campamentos de Navidad, talleres para familias, visitas guiadas y talleres para escolares.

La exposición se acompaña de un libro donde se analiza toda la trayectoria de la artista, con especial atención en sus obras más recientes presentes en esta exposición. En la publicación, la primera monográfica sobre la artista en lengua castellana, se incluyen importantes obras de la artista desde los años ochenta, así como una selección de sus intervenciones site-specific más singulares.

Para David Barro, comisario de la exposición, siempre que hablamos de Jessica Stockholder, lo hacemos de una pintura donde el tiempo se experimenta. Todo se expande a partir de un desbordamiento de lo pictórico en lo escultórico y sus posibilidades respecto a la arquitectura: "las obras de Jessica Stockholder muestran la compleja relación entre el espacio ilusionista de la pintura y la presencia física de la escultura y su trabajo se sitúa en la intersección de la pintura, la escultura, la instalación y la arquitectura, integrándose y dependiendo del lugar, entre lo ilusorio y lo material, lo social y lo doméstico, lo público y lo privado. En sus obras todo se desborda, hasta el propio margen, y la realidad de la pintura, así como la realidad pintada, insisten en el fragmento como continuidad para sumar un tiempo más, tan imaginario como aporético, tan concreto como inconmensurable".


Como en artistas como Matisse, para Jessica Stockholder el color es lo que da entidad a la pintura. El color desempeña el papel del dibujo, de la perspectiva, de la sombra, del volumen. De ahí que para entender su trabajo haya que asumir una premisa fundamental: el color siempre está preparado para imponerse al material. Se advierte en sus piezas más íntimas, las que se desarrollan a escala humana, muy presentes en esta exposición de la Fundación Barrié, que recoge más de una decena de trabajos de estas características. Son ensamblajes de objetos encontrados, en ocasiones comprados, que acaban por borrar sus cualidades de objeto a partir de la incidencia de la luz y el color. Más allá de la pintura, se prima así lo pictórico de cada objeto y, en extensión, la capacidad pictórica del espacio arquitectónico. 

 Jessica Stockholder se interesa por la abstracción de la realidad que se produce en la creación, cuando el tiempo se detiene y la mirada se tensa. Se entiende así que haya elegido algunos de sus objetos personales para componer sus trabajos. El color y la composición se asumen como lugar para la ficción, para lo ilusorio. Así, el poder material se vela, lo abstracto se funde con lo real y el color semeja despegarse para insinuarse independiente del material. Pero también se esconden pronunciamientos enfáticos de esa condición de lo real. Con el uso de objetos domésticos y en muchos casos personales, se enfatiza la condición de lo real y se busca aproximar el trabajo a la expresión de lo cotidiano. Si en un principio fueron telas destensadas y objetos personales, pronto lo verdaderamente importante para Stockholder será escrutar las posibilidades del color y su capacidad para aprehender el espacio y reconfigurarlo. El arte deja de ofrecerse como contemplación estática para plantearse como una suerte de ciencia del comportamiento o paseo destilado como experiencia estética.

Esa idea de experiencia estética se encuentra muy presente en la obra que funciona como punto de partida de esta exposición, producida en 2011 para The Aldrich Contemporary Art Museum. En ella, Jessica Stockholder serigrafía unas formas y produce unos impactantes cortes en unas planchas de madera de fresno, dejando así una serie de lugares huecos. La madera procede de un árbol centenario que dominaba el jardín de esculturas del Aldrich hasta caer enfermo a causa de un escarabajo invasor procedente del continente asiático. La obra encaja con el carácter de apropiación-reutilización de objetos de la artista, al tiempo que produce un corte con su trabajo anterior al ser en este caso, y por primera vez, la naturaleza la que le sirve de materia prima. El trabajo resultante no se trata de una obra site-specific, sin embargo, su carácter de “situación” más que su condición de “instalación”, y su sentido de “recuerdo” y palimpsesto de memorias, se inserta perfectamente en la trayectoria artística de Jessica Stockholder.

Hollow Places (Detalle 2)
Además de esta gran instalación y sus 11 piezas de objetos a escala humana, Jessica Stockholder presenta 2 series (6+6) de 12 tablones serigrafiados que alinea y acumula en relación a la pared. En colaboración con Gary Lichtenstein y una serie de accionistas, Stockholder conserva los contornos naturales y defectos de la madera, que no fue tratada en las áreas no impresas, para tratar de relacionar ambas memorias “pictóricas”. Lo abstracto responde así a lo orgánico, lo que otorga un aspecto “romántico” inusual en las obras de la artista. Entre tanto, es la repetición, de las tablas, de los motivos, de los colores, lo que concede un trasfondo rítmico, pero también un sentido de escritura, de resto. La relación que se establece a partir de la paleta de color, el recurso más personal de Stockholder, y el gesto del dibujo, con la irracionalidad natural de las formas de la madera, se injerta en su sentido intuitivo, como una coreografía basada en la improvisación. 

Hollow Places (Panorámica)
Jessica Stockholder ha expuesto de manera individual en el P.S.1 en Nueva York o el Dia Center for the Arts. En 2010 el Museo Nacional de Arte Reina Sofía de Madrid presentó una enorme instalación site-specific para el Palacio de Cristal en el Parque del Buen Retiro de Madrid.

David Barro, comisario
David Barro (Ferrol, 1974) es asesor de la Fundación Barrié, siendo responsable de las adquisiciones de su Colección de Pintura Internacional. David Barro es editor de DARDO, crítico de arte y comisario de exposiciones. Desde el año 1998 es crítico de El Cultural (El Mundo) y desde 2006 director de DARDO magazine. Ha sido director artístico de la feria de arte de Vigo Espacio Atlántico (2010) y profesor de arte y cultura visual en la Escola das Artes de la Universidad de Oporto (2000-2006). Ha sido director y fundador de la revista [W]art (años 2003-2005); director de la revista Arte y parte (1998-1999); director y fundador de la revista cultural InteresArte (1998-2002) y director artístico y miembro fundador de A Chocolataría en Santiago de Compostela (2005). Ha sido director artístico del proyecto Look Up! Natural Porto Art Show en Oporto (2010); y director artístico del Festival Internacional de Acción Artística Sostenible SOS 4.8 en Murcia (2011).

David Barro es miembro fundador del Instituto de Arte Contemporáneo Español (IAC) y de sus dos primeras juntas directivas. Ha sido coordinador editorial de ARCOESPECIAL 05, de la catalogación de la Colección Fundación ARCO y coordinador del IV Foro Atlántico de Arte Contemporánea (1999). Como comisario ha realizado exposiciones individuales de artistas como Alex Katz, Julian Opie, Caio Reisewitz, Rui Chafes o Sandra Cinto e importantes colectivas. Entre sus libros publicados destacan ensayos como Antes de ayer y pasado mañana o lo que puede ser pintura hoy o Imagens para uma representação contemporânea, asi como monografías de artistas como Richard Long, Jannis Kounellis, Alex Katz, Julião Sarmento o Gary Hill.

La colección de pintura contemporánea de la Fundación
Jessica Stockholder es una de las artistas presentes en la colección de pintura contemporánea internacional de la Fundación Barrié, con su pieza 8066. La colección de la Fundación está compuesta por 56 obras que se acercan a la pintura desde la fotografía, la instalación o la escultura, jugando con la expansión y la reencarnación de la pintura en otros medios. La colección trata de abrir caminos que nos permitan afrontar la pregunta ¿De qué hablamos cuando hablamos de pintura hoy?, en este caso mediante obras que permiten reflexionar sobre cómo la pintura ha sido capaz de construir su propia historia a partir de expresiones pictóricas que van más allá de ideas tradicionales como las de género o estilo.

La Fundación Barrié ha mostrado esta colección con exposiciones en sus sedes de Vigo (con la serie de muestras En Construcción 1, 2 y 3,) y A Coruña (LA COLECCIÓN, en 2011/2012), así como en algunas exposiciones ajenas a las que la Fundación ha cedido algunas de las obras más destacadas.


www.fundacionbarrie.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada